LA MEJOR REVISTA EN ESPAÑOL DE SWFL
LA MEJOR REVISTA EN ESPAÑOL DE SWFL
844-618-6367
239-208-2787
239-208-2787

Para ir directo al tema, diremos que la carboxiterapia consiste en la aplicación subcutánea de dióxido de carbono (CO2) medicinal de alta pureza con fines estéticos aunque también puede usarse para diversos tipos de terapias curativas.

No es una intervención quirúrgica sino una inyección subcutánea de CO2 (dióxido de carbono). Por lo común se usa para rejuvenecer el rostro.

Muchas actrices y mujeres famosas lo han usado para mejorar la apariencia de su cutis, logrando muchas veces auténticos milagros. No obstante se utiliza también para combatir la celulitis, várices, estrías, ojeras y otras imperfecciones de la piel.

El dióxido de carbono es un gas que se produce como consecuencia de la respiración celular y que se elimina con la respiración. Es por ello que el proceso de carboxiterapia no produce ninguna reacción alérgica ni resulta tóxico en absoluto; ese es uno de sus más grandes y evidentes beneficios.

 

 Gracias a la carboxiterapia se mejora la circulación local, así como la microcirculación en la piel. Con el tratamiento se estimula la formación de fibras colágenas así como elásticas y se fomenta su reorganización, mejorando el tono y la plasticidad de la piel. También se reduce de manera notable la grasa acumulada por su efecto lipolítico y se oxigenan los tejidos consiguiendo mejorar la calidad de la piel de tal manera que se logra una epidermis más joven y tersa.

Si la carboxiterapiase lleva a cabo en el rostro aumenta la producción de colágeno, en el caso de los glúteos reduce la celulitis y combate la grasa que se concentra en una zona, destruyendo las células indeseables, desde luego pudiendo utilizarse también en el abdomen, brazos y muslos.

Ahora bien, con toda seguridad surge la pregunta: ¿es dolorosa la carboxiterapia? Respuesta simple y llana: sí causa dolor, debido a que la entrada de gas hace que la piel se desprenda ligeramente, provocando malestar. Pero ─he aquí la buena noticia─ el dolor y la inflamación son pasajeros y el inconveniente dura hasta un máximo de 30 minutos mejorando en forma notoria y progresiva.El número de sesiones depende del objetivo de la persona, de la región y del cuerpo de quien desea el tratamiento. Por lo general las clínicas ofrecen paquetes de varias sesiones que se deben realizar cada 15-30 días, pero el número de sesiones debe ser indicado después de una concienzuda evaluación corporal.

El único profesional capacitado para realizar la carboxiterapia es un esteticista profesional o un dermatólogo.