LA MEJOR REVISTA EN ESPAÑOL DE SWFL
LA MEJOR REVISTA EN ESPAÑOL DE SWFL
844-618-6367
239-208-2787
239-208-2787

Cada uno tiene su idea personal de lo importante que es la infancia en el desarrollo de una persona. Algunos la consideran incluso la etapa más importante y que define muchas actitudes futuras. Lo cierto es que en este capítulo de nuestra existencia, tienen lugar episodios que nos marcan y cuyos recuerdos nos acompañan por el resto de nuestros días.

Existe una tendencia generalizada a creer que todo lo acaecido en esos primeros años es mejor y más atractivo que lo del presente. La infancia es una etapa formativa en la que todo lo emocional, físico, cognitivo y social se fusionan para estructurar la personalidad. Durante esta época se construyen los cimientos para los días que han de venir.

Son unos años en que la adquisición de conocimientos es vital, en virtud de que en estetiempo el cerebro crece y se desarrolla de manera más notable. Como quien dice: “El infante aprende a aprender”.

Fue en 1989, cuando La Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó un tratado que describe los derechos de la infancia. Sí, aunque parezca insólito, desde entonces los niños tienen derechos estipulados por escrito y firmados por las naciones más importantes del planeta. La Convención sobre los Derechos del Niño expone, por ejemplo, que todo niño tiene derecho a gozar de salud y de ser supervisada, disfrutar del descanso y horas de juego, tener una familia o por lo menos lo más parecido a ella, además derecho a un nombre y una nacionalidad.

Algunos países han incluido a la educación dentro de tales derechos. Entre los puntos más importantes, sin embargo, se encuentra la libertad de pensamiento y expresión y la protección contra cualquier tipo de explotación, es decir: nada de tener a un ejército de niños vendiendo periódicos en las esquinas o lustrando zapatos, ni lavando automóviles; todo ello con el fin de sustraerles el dinero que ganan.

La infancia tiene derechos incanjeables y es nuestro deber el hacer todo lo posible porque sean observados y respetados. Los niños son nuestro más importante futuro. Tendrán nuestros defectos y virtudes, sin duda, pero siempre con la oportunidad de mejorar, de crecer y de lograr cosas maravillosas por el bien del planeta y, quien sabe, tal vez más allá.

“Los niños son la esperanza del mundo”.