LA MEJOR REVISTA EN ESPAÑOL DE SWFL
LA MEJOR REVISTA EN ESPAÑOL DE SWFL
844-618-6367
239-208-2787
239-208-2787

Desde que somos niños, se nos dice una y otra vez lo importante que es dormir bien y tener un sueño reparador.

El sueño es un fenómeno que siempre ha provocado profunda fascinación en el ser humano. No sólo es algo natural, sino que hoy en día es considerado como un proceso fisiológico de vital importancia para la salud integral de todo ser humano.

Mucha gente piensa que todos los seres vivos duermen, no obstante, dicha afirmación no es del todo cierta. Muchos organismos exhiben períodos de disminución en su actividad o de reducción de la respuesta a estímulos externos (insectos, peces, reptiles, aves, mamíferos, etc.), pero las características, la duración y las funciones de este llamado "sueño" son muy diferentes entre las distintas especies. No puede asegurarse nada al respecto dado que hay infinidad de criaturas a las que no se ha analizado a ese respecto. La vida agitada que se lleva hoy en día provoca que muchas personas acaben padeciendo trastornos del sueño. Con una frecuencia más allá de la sensatez, no se le da la debida importancia a dormir poco o mal, pero si este hecho aislado se convierte en un hábito, la salud sufre las consecuencias.Dormir bien o mal es tan importante como llevar un adecuado o deficiente régimen alimenticio. Tanto para el cuerpo como a un nivel psicológico, un incorrecto o insuficiente descanso tiene consecuencias negativas sobre el organismo y el cerebro, además de que fomenta el desarrollo de enfermedades. No es conveniente fijar un número de horas para el sueño, ya que las necesidades de cada persona varían. Todo depende también de cuán profundo es el sueño: hablamos de calidad. Un sueño pobre y deficiente favorece trastornos como la depresión y la ansiedad. Un hipotético “descanso” nocturno inadecuado provoca que una persona luzca cansada, somnolienta, con un apreciable empobrecimientoen la atención y concentración, con lentitud de pensamiento y, desde luego, mucha irritabilidad. Un sueño de calidad es un sueño continuo, sin despertares y sin intermitencias a lo largo de la noche. Otra de las consecuencias más frecuentes de la intermitencia del descanso nocturno, es la apnea del sueño, es decir, la obstrucción respiratoria que puede derivar en hipertensión arterial y enfermedades cardiovasculares. No se recomienda realizar actividades de vigilia en la cama como ver la televisión, estudiar o comer. Así, se establece una rutina del sueño y se adquiere el hábito de que la cama es para dormir.