LA MEJOR REVISTA EN ESPAÑOL DE SWFL
LA MEJOR REVISTA EN ESPAÑOL DE SWFL
844-618-6367
239-208-2787
239-208-2787

La respuesta concreta es: No.Las mujeres y su figura es una historia interminable. En el sentido literal: durante siglos, el género femenino ha estado tratando de cumplir con los ideales aplicables. ¿Hay un cuerpo perfecto? Cualquiera que haya visto a las esculturas de Miguel Ángel se sentirá de inmediato tentado a responder que sí: sus cuerpos delgados pero femeninos del todo corresponden al espíritu de los tiempos. Y eso ha cambiado en forma dramática de época en época. Desde los años cero, tres atributos han atraído la atención de las mujeres autocríticas: los senos, las pompis y los muslos. Por supuesto, esta combinación es esquizofrénica: la Madre Naturaleza rara vez ofrece un busto de gran tamaño y un trasero femenino en un paquete con muslos delgados La muñecas para niñas son sólo un ideal entre muchos. Pero hay una que en forma hipotética cumple con todos los criterios del ideal posmoderno de la figura. Se llama Barbie. Pero su tiempo parece haberse acabado no hace mucho. ¿De qué otra forma podría explicarse que su fabricante Mattel tuvo una pérdida de ganancias del 60 por ciento en el trimestre navideño de 2014 en comparación con el año anterior? La propia Barbie ahora solo aporta a la corporación estadounidense poco menos de mil millones de dólares, apenas la mitad de la facturación anual de 1997. En apariencia, cada vez menos padres quieren dar a sus hijos una ilusión de plástico súper delgada. ¿Pero qué línea viene después de la de Barbie? Nadie lo sabe o lo tiene claro. Siempre buscamos el perfeccionismo y sobre todo caemos en nuestras caras llenos de vergüenza porque no existe tal cosa como "perfecto". Cada uno de nosotros tiene una idea diferente del legendario cuerpo de los sueños, y esto es lo que se puede decir al respecto: No te sometas al ideal de la belleza. Ama tu cuerpo porque es TU cuerpo perfecto. No hay un cuerpo perfecto. Los ideales de belleza cambian cada pocos años, pero sólo tenemos un cuerpo: el propio. Si uno se hubiese preocupado por tener el “cuerpo perfecto” a lo largo de la Historia, en un siglo hubiese deseado pechos protuberantes, piernas largas para después cambiarlas en el siglo siguiente a lo opuesto. Hubo siglos en que la gordura era un gran motivo de “sex appeal”. Ahora está de moda la apariencia esquelética y fantasmagórica. Cada época ha tenido su ideal y con certeza algunos cánones volverán a ser la moda, el ideal de lo estético en el cuerpo humano. La anatomía seguirá siendo motivo de fetichismo para los seres humanos, pero en definitiva, no existe el cuerpo perfecto. Al menos no aquel que pueda ser ejemplo para todos. El concepto cambia con el tiempo. Y continuará transformándose.