LA MEJOR REVISTA EN ESPAÑOL DE SWFL
LA MEJOR REVISTA EN ESPAÑOL DE SWFL
844-618-6367
239-208-2787
239-208-2787

Los problemas de comportamiento son la razón más común por la cual las personas abandonan a sus perros, y son la segunda razón más común para los gatos. En otras ocasiones también influye el hecho de que una persona o familias enteras no son admitidas para vivir con mascotas en determinados sitios. Otros abandonan a sus mascotas porque se dan cuenta que la vida festiva que esperaban al lado de sus animales, no es tan placentera.

Darles de comer, vigilar su salud, vitaminas y medicamentos, entraña una fuerte responsabilidad. No todo mundo está preparado para hacerse cargo de una mascota, más aún si se vive en un edificio de departamentos donde una mascota tiene que permanecer mucho tiempo encerrada, sin posibilidad de salir al aire libre cuando lo precise.

Los problemas de comportamiento pueden ser muy graves, como morder o agredir. No sólo los perros sino también otra clase de animales con dificultades de conducta. Pero con mayor frecuencia son problemas comunes de perros y gatos, como eliminación inapropiada, destructividad, ladridos o maullidos, o no llevarse bien con otros animales en el hogar. A veces, el problema es de expectativas inadecuadas: "El gato no es lo del todo amable o juguetón" o "El perro necesita demasiada atención. Hay que sacarlo a pasear todos los días". La mayoría de los problemas de comportamiento pueden corregirse, pero las personas pueden carecer del conocimiento o el compromiso necesarios para hacer el trabajo. Esto último suele ser lo más frecuente, pues el deseo de aprender a tener una mascota depende del ánimo del dueño.

Las personas que entregan un animal con problemas de comportamiento no quieren perjudicar las posibilidades de adopción de su animal del refugio, por lo que pueden engañar al personal del refugio y explicar la rendición como consecuencia de alergias o una mudanza. Esto hace que sea aún más difícil para el refugio encontrar a ese animal en un hogar adecuado. O el animal podría ser adoptado, solo para ser devuelto por el nuevo tutor tan pronto como comience el comportamiento problemático. He llegado a creer que uno de los trabajos más importantes de un refugio de animales es reducir el número de abandonos a través de la divulgación y la educación. Muchos refugios de animales ahora tienen información impresa sobre cómo hacer frente a los problemas de comportamiento más comunes, y algunos incluso ofrecen líneas telefónicas directas para ayudar a las personas a resolver los problemas. Los refugios pueden ayudar a educar a los adoptantes sobre el compromiso que implica ser un cuidador de animales. También es importante que cualquiera que esté pensando en adoptar un animal considere de antemano cómo abordará los posibles problemas, para que no terminen aumentando la cantidad de animales abandonados.