info@to2marketingfirm.com  |  1-844-618-6367

info@to2marketingfirm.com  |  1-844-618-6367

     

Select

Las varices son un problema circulatorio que afecta a las venas, fundamentalmente de las piernas, y provoca síntomas como cansancio, pesadez, hinchazón o calambres.

Un primer estado de las varices son las denominadas arañitas en las piernas, que son propiamente roturas de pequeños capilares que se producen cuando la circulación sanguínea no es 100% la adecuada.

El siguiente paso son las varices. Los procesos varicosos suelen ser benignos, salvo que exista una insuficiencia venosa de carácter profundo. En la mayoría de los casos, lo que se produce es una dilatación de las venas. Por ello, padecer varices implica tener una mala circulación.

Las varices de mayor calibre se consideran problemas médicos, como ocurre con las tronculares, reticulares y colaterales.

¿Qué son entonces las varices?

Las varices son dilataciones venosas que se caracterizan por impedir que la sangre retorne de forma eficaz al corazón.  Las válvulas venosas no se cierran como es debido y se produce una alteración que provoca que una cierta cantidad de sangre se desplace hacia abajo o se acumule. Este efecto produce una dilatación de las venas que llega a ser visible produciendo este problema.

Si el proceso se complica, se incrementará la presión hidrostática, produciéndose una salida de sangre hacia los tejidos próximos tejidos. Con ello, aparecerían manchas marrones, dando lugar a las denominadas úlceras varicosas.

Causas de las varices

No se conocen exactamente, pero pueden ser muy variadas:

– Componente hereditario

– Por defectos en las paredes de las venas

– Deficiente funcionamiento de los sistemas reguladores de flujo sanguíneo

– Comunicación anómala entre arterias y venas

Tratamientos para las varices y época para realizarlos

Aunque, en muchas ocasiones, los tratamientos tienen exclusivamente motivos estéticos, debe saberse que la falta de tratamiento de esta dolencia puede tener consecuencias para la salud.

En este sentido, puede aparecer fatiga, hinchazón de piernas y tobillos, calambres o simplemente un dolor en las extremidades inferiores.

Tipos de tratamientos

En cualquier caso, los tratamientos pueden dividirse en médicos y estéticos, centrándose los primeros, como habíamos indicado, en los tipos de varices de mayor calibre.

¿Cuándo es la mejor época para tratar las varices?

Las mejores épocas para realizar los tratamientos de varices son en otoño y en invierno. La razón es que en las temperaturas son inferiores y existe una menor exposición al sol.

El sol supone un problema para la cirugía, ya que posibilita que los hematomas producidos por la misma dejen pigmentaciones de carácter permanente.

Incluso, en el caso de tratarse de intervenciones estrictamente estéticas, el calor y el sol hacen que la intervención sea menos efectiva, y puedan aparecer manchas.

Además, en cualquier caso, el otoño y el invierno facilitan el proceso postoperatorio y lo hacen más cómodo, ya que, tras la operación, es necesario utilizar durante semanas medias de compresión.

Siempre, pero sobre todo, en caso de varices consideradas graves y un problema médico debe consultarse con un especialista.

Para las varices tronculares, y, en general, para las varices de carácter médico, la mejor época para el tratamiento es de septiembre a junio.

En el caso de tratamientos estéticos, lo óptimo es hacerlo de octubre a mayo.

Además, hay que tener en cuenta que la evolución de esta dolencia puede tener consecuencias más graves como trombosis venosa, varicorragias o tromboflebitis. Incluso podrían producirse problemas cutáneos como la dermatoesclerosis.

 todos web2

¿Te gusta la página?